viernes, 8 de mayo de 2009

Ir al museo

Me gusta visitar museos. Como todo en la vida, hay de todos sabores y como el gusto se rompe en géneros a mí me gustan unos más que otros. Me laten los de antropología y uno que otro de pintura, pero no me laten la mayoría de los de arte contemporáneo.
Pero sí algo me caga cuando voy a un museo es toparme con cantidad de niños de secundaria o primaria acompañados o no de sus padres apuntando todo lo que esta escrito en cada pieza ahí exhibida. Y esta chido que vayan al museo, pero sí algo sé, es que el gusto por ir a un museo y quedarme ahí un par de horas o todo el día no nació porque me "mandaron" a apuntar lo que dicen las etiquetas debajo de cada pinche escultura y pintura. Como a estos niños, a quienes su madre les apunta las notas para el reporte que tienen que entregar en la escuela. A nadie le gusta algo a huevo.

5 comentarios:

Señorita Navaja dijo...

Y que tal si se tratara de "te gusta pero te asusta", jaja.
Creo que también siento poca simpatía por la gente que usa los museos como pose. Eso de estar de visita en una ciudad nueva y chutarte toooodos los museos que puedas solo para llenar tu album de estampitas de cosas que presumir con tus amigos me parece tan penoso como la copia de plaquitas museográficas.
Creo que de allí resultó mi castillitis, ¿te acuerdas?
Saludos Rayis

Rayo dijo...

Pusss como todo. Ni muy muy, ni tan tan. Es fácil sobrerecetarse de algún museo en un día, así desarrollé louvritis; o en muchos días en repetidas dosis de lo mesmo, como arquelogía durante la primaria y secu.

ignacio bazan dijo...

Oye Rayo, pero eso de las notas solo pasa acá en el Museo Nacional de Antropología ¿no?

Rayo dijo...

Antropología es el peor. Pero también hay copia notas en casí todos. Recuerdo la exhibición de Freud en minería -creo- hace algo así como un lustro donde me topé con un par de compañeros de la facultad copiando notas.

ignacio bazan dijo...

Ah, pero entonces si es onda Mexicann style, y ¿a poco en el Museo de la Cerveza hay copia-notas?, mas bien hay compadrotes, ay que mal chiste, cuando vengas nos damos una vuelta y cotorreamos chido, un abrazo.