viernes, 23 de marzo de 2007

Chopin’

Una de esas cosas que siempre me ha gustado es ir a comprar víveres, ya saben la emoción de correr por los pasillos trepado en el carrito y escoger que chela acompañara la cena. No es que sea especialmente creativo, mi dieta cenadora esta basada en frutas, sangüiches, huevos revueltos, pastas, arroces y pizzas al horno (la dieta desayunadora esta basada en cereal y cafecito). De vez en cuando compro verduritas y alguna cosa acá, rara, onda aceitunas rellenas o lentejas.

Uno de los factores que tomé en cuenta para decidirme para mi primer casa era la cercanía a una tienda. Aunque me dijeron que había una, Aldi, en realidad hay tres: Aldi, Iceland y Coop. Aldi es una cadena de supers alemana que venden cosas de baja calidad a bajos precios. No tenía un Aldi cerca en Tübingen, pero compraba casí simepre en un clon: Treff. La verdad no me importa demasiado la calidad del monchis mientras este rico ricachón, pero el problema de Treff o de Aldi, es que como el surtido es reducido (la mayoría de la oferta se reduce a la marca barata y a la versión más cara), la verdad terminé odiando el pinche Treff –así como odié otro clon: Plus. Pero bueno todavía hay otras dos opciones al ladito.

Coop es igual, chiquitin con un poquito más de surtido pero el mochis se ve que esta más rico, y esdefinitivamente más caro que Aldi. Pero bueno, al menos ahí encontré huevos de granja. Permitánme hacer una pequeña aclaración acerca de los huevos. En Alemania se consiguen tres tipos en orden ascendente de precio: de jaula, de granja y öko-lógicos. Bueno, acá, en el Winkelrain –y en especial las chicas öko-lógicas- me “acostumbrarón” a comprar huevos de al menos granja. Y bueno, la verdad no es que haya una gran diferencia en el sabor en el paladar, pero pus como que sí se siente moralmente. Tons, como que me quedé con la preferencia de los huevos de granja. Pero pus chaaaaaaale, acá sí se hizo sentir la diferencia: los de granja –conseguibles únicamente en Coop- son el doble de cariñosos ;D

Bueno, hueva con los huevos, el iceland esta chido y es lo más cercano al paraíso culinario del cocinero huevón. Como el nombre sugiere casí nada más venden cosas congeladas –y nosotros no tenemos congelador. Y pus todo bien barato –creo. Todavía no ceno, así que no les puedo decir que tan rico esta el “cottage pie” de a libra, pero pus supongo que me hará el paro.

En fin, en lo que sí me han decepcionado es que en ni uno, keine, not one, vende queso parmesano. Eso; ¡Eso es una patada en los huevos!

1 comentario:

Olga dijo...

Pinche Rayo! No que ibas a aprender a cocinar! Para eso te heredé todos mis condimentos en Tuebingen?