jueves, 19 de abril de 2007

Dientes seguros

Durante el fin de semana santo tenía un santo dolor en una muela. El martes antepasado por fin me puse las pilas para ver al dentista. Había dos opciones, el dentista privado y el público. Por razones económicas prefería el público y estuve viendo que onda y resulta que algunas clínicas dentales tienen espacios para personas con seguro público. Tons hablé para saber cuál clínica atendía de emergencia mientras me preguntaba ¿Por que nunca vamos al dentista en no-emergencia?, y pus hablé a la clínica que me tocaba, y chaaaale, la primera cita de “emergencia” para gente “pública” era en Mayo –sí me iba privado había espacio el mismo día. Y pus dos llamadas más y de plano me fuí por el privado, tuve que pagar 35 librotas (más o menos 750 varos) por 10 minutos, una radiografía y que me dieran una receta. En cambio, con el dentista “público” hubiera costado más o menos 20 libras.

El cuento viene a cuento porque hoy fuí a que incríbirme al “seguro nacional”. Después de 20 minutos de llenar formularios pregunté que porque tenía que pagar por el seguro nacional, que para que servía. Y pus digo, además del impuesto general también me descuentan el seguro nacional –que se lleva un buen tajo- y pus chale, quería saber que pedo. Y bueno, la primera respuesta de la amable chica llenadora del formulario fue bastante estúpida: “porque lo necesitas para trabajar”. Reaccionando ante mi incrédula cara, la amable señorita abundó: “Es como un impuesto pero es menos que el verdadero impuesto”. Bueno, sin desesperar reviré la pregunta y cedió: “El dinero del NIN (a los ingleses les fascinan los acrónimos) cubre el NHS (el seguro público)”, “ah orale” respondí. “¿Y qué más?”, “no pus también cubre los beneficios” (o sea seguro de desempleo, y subsidios en general). Y, bueno, habrán sido 20 minutos de papeleo, pero había una sección –también incluída en mi visa: Donde me quedó bien claro que como chambeador extracomunitario estoy “Sin derecho a beneficios”. Cosa que mencione, nomás para señalar que me parecía raro que era contribuir a algo que no me va a beneficiar. Su respuesta me mató: sonrió, hizo ojitos, se recargo en la mesa y con ello noté que su blusa le quedaba un poco apretada y se asomaba su brassier negro, mientras decía: “You’d be entitled to benefit claims if you marry an English lady”. No pus cámara.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vientos mi rayo, matando pasiones hasta en el JOB CENTRE! asi se hace valedor!

nomas no aclaras si la 'vista' del brassiere fue amena o traumante...

Carlos

Francisco dijo...

¡Controooool!

ANIBAL dijo...

Jajaja pinche Rayo, estaba buena la vieja???? Yo por los beneficios si me casaba jajaja.
Un abrazo cabrón!!!!